Beneficios del gateo

Cuando un niño gatea no solo tiene beneficios físicos, sino también neurológicos ya que al gatear trabajan los dos hemisferios cerebrales y, favorece la coordinación entre los dos, ya que requiere el entre-cruzamiento de las extremidades. Un bebé empieza a gatear entre los 8 y 12 meses, previo a caminar. La posición cuadrúpeda no es la única que se puede describir como gateo, existen más de 20 tipos de gateo, siendo la más común la que apoya las manos y rodillas. Gatear es una etapa natural y espontánea, pero también es cierto que puede ser estimulada, no obligada. Si tu bebé no gatea a la edad que debería hacerlo primero hay que descartar alguna patología neurológica o muscular, que de ser positiva hay que tratar por medio de especialistas, consulta con tu pediatra.

Cuando un niño gatea aprende a:

  • Desplazar sus manos con respecto a la distancia que existe entre él y su punto de apoyo, favoreciendo el desarrollo de la perspectiva visual y equilibrio.
  • Relacionarse con el medio ambiente, conoce espacios, alturas de los objetos, si son fijos o móviles.
  • Mover y dominar cada uno de los segmentos de su cuerpo y a coordinarlos entre ellos.
  • Es el comienzo de la motricidad gruesa, y esto lo va logrando mediante el ensayo.
  • Todo esto más tarde, se traducirán en cosas tan importantes como el desarrollo deportivo: correr y golpear un balón, poner atención a lo que habla un profesor en clase y tomar notas al mismo tiempo.

CONTESTA:

  • ¿Estás facilitando o estimulando el gateo de tu niño?
  • ¿Nunca lo colocas en el piso o en áreas amplias?
  • ¿Lo mantienes en la cuna o un corral?
  • Si tu niño señala lo que quiere, ¿lo alcanzas enseguida?
  • ¿Lo tienen en brazos todo el tiempo?

Si las respuestas a las anteriores preguntas fueron afirmativas, lo importante es entender que tan pronto como los pongas en el piso y no le llevan las cosas cuando las solicita, empezará a desplazarse solo, es decir a gatear. A veces el retraso es miedo o sobreprotección de los padres, evita eso y ayuda a tu hijo a desarrollarse cada día.